LEYENDAS DEL MONO III. EL MONO Y UN ADULTERIO


Es hora de afrontar la tercera de las versiones de la popular leyenda del Mono, que nos encontramos ligada a la casa de los Cáceres-Nidos, en la calle Andrada. Es la más extraordinaria...

Utilizaremos de ambientación previa la primera parte del texto que ya leímos en la entrada Leyendas del Mono. El mono y los celos, hasta que la historia comienza a tomar los derroteros que pronto vamos a leer...

En tiempos pasados vivieron una bella dama, joven y lozana, casada con un rico mercader de bastante más edad, quienes, tras años de matrimonio, no habían logrado aún el ansiado fruto de su unión.






La mujer pasaba temporadas en soledad y creciente desdicha en ausencia del marido cuando éste debía atender personalmente sus negocios, que le llevaban lejos de la Villa por jornadas que más se contaban, en ocasiones, por meses.

Requerido para aliviar el dolor de la espera, de uno de sus viajes trajo a su esposa como presente un pequeño mono que devino en un oportuno sustituto del inexistente hijo, prodigándole tales atenciones la aprontada madre, que el animal gozó, incluso, de aposento y lecho propio.

Vuelto el comerciante de atender un nuevo negocio que le había obligado a ausentarse por largo tiempo, recibió con orgullo y esperanza la feliz noticia de que tendría al fin descendencia, y colmó de atenciones a su mujer... hasta que nacido el niño, adivinó en éste rasgos simiescos que le llevaron a la firme creencia de que había sido fruto del adulterio de su esposa con el mono.




Enloquecido, el engañado marido fue a dar muerte al bebé, lo que no fue posible pues el simio, protegiendo a su vástago, lo asió fuertemente y huyó para siempre de la casa. 


FUENTE:

HINOJAL SANTOS, JOSÉ LUIS. Historias y leyendas de la vieja Villa de Cáceres.


Jose Luis Hinojal Santos

Cáceres... en sus piedras es un mundo que rescato del olvido, para nuestro recuerdo y para acariciar nuestra imaginación con las mil y una historias que laten en sus viejas calles, vivir y sentir el aire quieto y sugerente de sus palacios y de sus templos como yo lo vivo y lo siento. Es el oxígeno necesario para mi alma de escritor.

Instagram