LOS PIES DEL SANTO


Serie de estampas cacereñas
CARBONCILLO

IV



En el esquinado de la iglesia de santa María, dominando desde el lugar la antigua e imponente plaza de igual nombre, se alza la magnífica estatua dedicada a san Pedro de Alcántara, patrón de Extremadura, un monje que, en vida, respondía por Juan de Garavito.

Llama la atención las formas del bronce.

La cara del hombre.

Los pies del santo.

Es obra de Enrique Pérez Comendador. En su taller, al parecer, sobraban los encargos... y faltaban las estampas. Puliendo detalles de la escultura, no encontró, entre el caos, imagen del santo que le sirviera de inspiración para modelar los rasgos faciales; y, buscando, muy a mano debió hallar un espejo, pues, a falta de otro, consideró el artista su rostro como apropiado,

...no por santo, sino por viejo.

Con 63 años murió Juan de Garavito.

Con 53 años lo esculpía Pérez Comendador.

La idea la convirtió en musa, y puesto en terminarla trasmutó obra por artista, artista por obra. Una simbiosis y un resultado magníficos.

Se colocó el bronce en 1954, en paso obligado de los docentes de lo que era, y sigue siendo, el instituto de enseñanza laica más antiguo de Extremadura, creado 115 años antes por la reina regente de entonces, María Cristina de Borbón Dos Sicilias, y ubicado en el viejo Seminario Jesuita, en la plaza de san Jorge. El instituto tuvo, en su historia, varios nombres, apropiados a cada momento, pero desde su traslado en 1964 a unos terrenos conocidos como el Rodeo, recibirá el hoy definitivo el Brocense.

Se cuenta que en época de exámenes, como si se tratara de una fuente romana, los atribulados alumnos aprovechaban la oportunidad de no dejar cabo suelo a sus esperanzas, apelando a la suerte que podía ofrecerles el besar los pies del santo, buscando su favorable mediación.

- ¡Mal no hará!

Tales expectativas, con los años se convirtieron en tradición. Y no sólo de examinandos, pues a tal acción se le atribuyeron otras bondades, y turistas ocasionales y vecinos paseantes los besan o los frotan, con el ánimo de encontrar pareja, casarse con feliz final o ver cumplido algún persistente deseo. También los hay quienes sólo hacen el gesto por sencilla devoción,

...y todas estas muestras de unos y de otros han dado por pulir y dorar los dichos pies.


Próximo Carboncillo: LA LEONCIA

Completan la serie:

I. ENTRE PIEDRAS Y CIGÜEÑAS (pulsa aquí).
II. LOS SAYOS DE SAN ANTONIO (pulsa aquí).
III. HOGUERAS Y UNAS ARAÑAS NEGRAS CON LAS PATAS MUY LARGAS (pulsa aquí).


FUENTE:

HINOJAL SANTOS, JOSÉ LUIS. Historias y leyendas de la vieja villa de Cáceres.


Suscribete

Jose Luis Hinojal Santos

Cáceres... en sus piedras es un mundo que rescato del olvido, para nuestro recuerdo y para acariciar nuestra imaginación con las mil y una historias que laten en sus viejas calles, vivir y sentir el aire quieto y sugerente de sus palacios y de sus templos como yo lo vivo y lo siento. Es el oxígeno necesario para mi alma de escritor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram